Se acerca la hora de la verdad…

A estas alturas de curso quien más y quien menos que tenga hijos adolescentes, le tocará vivir un año más ese periodo convulso que supone el final de curso con sus tiras y aflojas que inestabilizan de manera intensa las ya difíciles relaciones familiares.

En verdad, la mayoría de las familias son capaces de anticipar que este o aquel hijo les va a dar problemas a final de curso, pero no por nada en especial, sino porque se ha convertido en una tradición que viene de atrás. Pero aunque son capaces de anticipar esa posible debacle (siempre hay padres que confían en que el altísimo se apiade de ellos este año e incluso elevan algunas plegarias) no reparan en la almendra de la cuestión: ¿Han hecho algo a lo largo del curso para que esto no se produzca? Si sabían de la naturaleza dispersa y de las dificultades de su hijo/a para centrarse y retrasar las recompensas, ¿han intentado enseñarle a controlar en alguna medida estos impulsos? Posiblemente la respuesta más sincera sea no.

Entonces… ¿Cómo extrañarnos?

Evidentemente esta reflexión ni consuela ni soluciona el problema, pero sí establece un punto de partida para futuros finales de curso.

Nadie nace siendo capaz por si solo de controlar determinados impulsos y es muy difícil que rasgos como la voluntad, necesaria para abordar cualquier tarea, se desarrolle si no se trabaja sobre ella; para lo cual son necesarios, a mi juicio, estos 2 requisitos:

1.- La continuidad en el esfuerzo.

2.- La obtención de recompensas que se asocien a ese esfuerzo.

El potente motor de aprendizaje que supone la imitación está en el sustrato más eficaz que tenemos para impulsar determinadas conductas. Solamente si el ahora adolescente ha vivido en un ambiente en el que los padres, con su ejemplo cotidiano, hacían del esfuerzo y la voluntad algo indispensable para alcanzar las metas propuestas, los niños igualmente desarrollarán con más facilidad esa capacidad.

Cuando eso no es así, y los padres son conscientes de ello, hay que elaborar otras estrategias que suplan en la medida de lo posible esa falta de voluntad.

Dichas estrategias pasaría quizás por los siguientes puntos:

* Establecer desde que son pequeños rutinas diarias en las que el niño asocie determinadas horas del día con sentarse a hacer los deberes, tratando por todos los medios de que no haya circunstancias que perturben dicho horario.

* Transmitir la importancia que tiene el colegio a través de las consecuencias que acarrean el no esforzarse en las tareas escolares. Se trataría por lo tanto de anticipar ventajas: “Jugar más rato con la tablet, el ordenador, etc.”; así como anticipar también inconvenientes: “Hasta que no termine el rato destinado a las tareas no se juega o se ve el programa favorito de la tele”.

* Como los dos anteriores requieren, no sólo coherencia en los contenidos, sino también constancia, es preferible el asesoramiento de un profesional que ayude a entender mejor el problema y a marcar las pautas tanto a los niños como a los padres.

No es por lo tanto un asunto que pueda resolver el adolescente por si solo; necesita del adulto para poder salir adelante y en nuestra mano está el dotarle de esas herramientas que en un futuro seguro nos lo agradecerá.

 

Iñigo Estaún. Psicólogo.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...
LLámanos ahora 607 57 22 78

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
Ir arriba